lunes, 19 de julio de 2010

COCINILLA II - POLLO AL CHILINDRÓN


Pollo al chilindrón. Yo oigo estas palabras y pienso en películas españolas en blanco y negro. En concreto, en José Luis López Vázquez diciendo servilmente aquello de: "Fernando Galindo, un admirador, un amigo, un esclavo, un siervo". Y en Carpanta, que vivía debajo de un puente. Sería cuando en España no llovía, supongo. Este invierno el pobre Carpanta se hubiese tenido que ir a vivir al aeropuerto de Barajas. Es de esas cosas que uno asocia con algo antiguo como los muebles castellanos, los mocasines de colegio de monjas y los Guardias Civiles con mostacho.

También lo asocio con "el día de los pollos", una especie de romería culinaria que celebran en el pueblo de mi padre. No recuerdo cuál es el motivo, pero una vez al año -creo que a final del verano- los grupos de amigos se van al campo a comer gallináceas teñidas de rojo. La tradición consiste en llevar pollo con tomate (no es un chilindrón, exactamente), pero también suelen aparecer tortillas, pimientos fritos y filetes empanados. Ahora que lo pienso, no son muy imaginativos los de Las Herencias para los nombres, no.

Por cierto, aunque es de esas cosas "de toda la vida", la verdad es que esta receta lleva en mi casa poco tiempo. No me la sopló la abuela ni estaba apuntada en algún viejo cuaderno encontrado en la troje del pueblo. Salió de uno de esos muy recomendables recetarios que la revista Telva regala de vez en cuando. Fue Mme. Cocotte quien lo vio y pensó: "esto va a estar bueno". Y acertó, claro. Desde entonces se ha convertido en un fijo en casa. Y es que es fácil, barata, se congela bien... ¡Lo tiene todo para triunfar en la vida moderna!

El chilindrón es una manera de preparar el pollo -también se usa con otras carnes como el cordero, el magro de cerdo o la ternera, claro- que consiste en guisarla con tomate, cebolla y pimientos. A veces también se le añade jamón a esa salsa. Y ajo. Por lo que parece, es típico de la zona de Aragón, Navarra y el País Vasco. Chilindrón suena a maño, ¿no? Habrá que preguntar a los Gastrónomos del Ebro. De todas maneras, en internet me entero de que es muy común prepararlo para comer en Huesca por San Lorenzo, que para eso es el patrón de la ciudad.

Esta receta es un poco falsaria porque usamos tomate de bote, pero hay que facilitar las cosas. Además, con buscar uno que nos guste... Yo estoy usando ahora el de Hida que también hace un pisto estupendo (mejor que el de muchas madres, para qué engañarnos). Una idea que he visto por ahí ha sido hacerlo con pechugas de pollo. Así lo puedes llevar al parque, de paseo, sin portar armas blancas :) Ah, en esta receta se usan pimientos verdes, aunque lo habitual sería usarlos solamente rojos. A mí me gusta el sabor que da la mezcla de los dos tipos, pero no descarto hacerlo alguna vez sólo con colorados, porque tiene que quedar bien, ¿no?



POLLO AL CHILINDRÓN
Dificultad:
para cocineros novatos que quieran chuparse los dedos.

Ingredientes (6 personas. Invitad a algún amigo a comer):
  • 1 pollo de 1 kg y medio, troceado amablemente por nuestro carnicero.
  • 2 cebollas.
  • 1 pimiento rojo, gordito, jugoso... Se me hace la boca agua.
  • 3 pimientos verdes.
  • Salsa de tomate espesa al gusto (ahí está el truco).
  • Sal y pimienta.

Preparación:


1 Doramos el pollo en aceite de oliva. Cuando esté a nuestro gusto lo retiramos y lo reservamos.

2 Pelamos las cebollas y las picamos. Limpiamos los cuatro pimientos y los troceamos a nuestro gusto. En el aceite de freír el pollo, estofamos la cebolla y los pimientos. Añadimos la salsa de tomate y salpimentamos. Dependiendo de cómo de líquida queramos el chilindrón, añadiremos más o menos tomate. Dejamos cocer todo a fuego lento durante unos quince minutos.

3 Añadimos los trozos de pollo y lo cocemos todo junto durante otros veinte minutos. Después, lo servimos caliente.

Se conserva hasta dos días en la nevera y congela muy bien. Si se lo preparáis a vuestra pareja -o a quien quisiérais que lo fuese- seguro que os empieza a mirar con otros ojos ;) ¡Es el famoso poder afrodisíaco del pollo al chilindrón!


10 comentarios:

  1. Gracias por compartir esta receta ;-) a mi me trae recuerdos de mi infancia, cuando las vacaciones de verano las pasábamos en el antiguo Parque Sindical de Madrid y mi madre lo preparaba de vez en cuando, ya que llevábamos la comida de casa en tarteras, nada de tuper.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantao lo de "el día de los pollos" jajaja es que hay tradiciones inexplicables en todos los pueblos :D

    Tiene buena pinta tu receta, yo nunca he hecho el pollo al chilindrón aunque me encanta el nombre!

    Besotes.

    ResponderEliminar
  3. ¡ Yo pensaba congelar el pollo al chilindrón que hice ayer siguiendo tu receta.....pero mi marido no me dió tiempo: SE COMIÓ CUATRO MUSLOS CON UNA HOGAZA DE PAN, PARA CENAR !.

    ResponderEliminar
  4. Hola,
    A ver, por partes:
    1.- Jo, haces que parezca super fácil.
    2.- La verdad es que había oído el nombre de la receta 1001 veces, pero hasta ahora no he leido en qué consistía.
    3.- Si no tienes tomatito casero (Itzi, no empieces en plan Flanders), Hida es el mejor, sin duda. Hace unos años, cuando movía más el culo merendaba un bote entero con algo de pan.
    En realidad hida se sostiene gracias a mis grandes consumiciones, pero no lo saben todavía, me llaman la cliente incognito.
    4.- Yo lo haré con piminetitos (joe... Flanders) rojos. Hmm, dan un saborcito. Dan un sabor.
    5.- No me enrrollo más. Gracias a tí, por compartir la receta y a tu propia por localizarla en la revisteja.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  5. Que buena receta Monsieur!! :D

    Te ha quedado buenísima! Y yo también lo haré con los dos pimientos, que está más rico para mi gusto! ;)

    Buena receta que pondremos en práctica!

    Besote!

    ResponderEliminar
  6. ton ragoût de poulet me parait savoureux et bien parfumé, j'adore
    bonne journée

    ResponderEliminar
  7. Hola,

    @Rafa Prades: las tarteras eran geniales. Y duraban mucho más que que los cacharritos esos de plástico. Ahora que me acuerdo, tenemos en casa una que se llevaba mi suegro al trabajo, de esas de metal. A ver si le hago una foto un día de estos.

    @Holly: Los de Las Herencias (Toledo) son muy de tradiciones raras y de palabras inexplicables, pero molan. Ah, también organizan unas fiestas geniales. En septiembre celebran la fiesta mayor, en honor del Cristo de la Veracruz, y son de las mejores que yo he visto. Son la bomba, los herencianos. Tengo que ir más.

    En cuanto a la receta, anímate porque es muy sencilla y el pollo queda superjugoso. Y si es de corral, no lo querrás compartir con nadie.

    @Adriana: Es que algunos somos bastante voraces. Y panófilos.

    @Itzi: Respondo:
    1.- Gracias, es lo que intento con "Cocinilla". De todas maneras, soy de pocas "esferificaciones", no sé si me explico XD
    2.- A mí me pasaba igual. Hasta que Mme. cocotte la sacó del recetario.
    3.- El tomate frito no engorda mucho, ¿no? O eso, o no lo acompañabas de una hogaza entera (qué barbaridad, ahora que lo pienso).
    4.- Yo, la próxima vez, también. Pero la mezcla rojo/verde está buena incluso post-congelador (lo comí el miércoles).
    5.- De nada. Yo tampoco me enrollo más. Paso a comúnicarlo.

    @Belén: a ver si es verdad y haces una versión thermomix en tu blog, cocinilla!

    @Fimère: Gracias! No había pensado en terminos de ragut porque lo tengo asociado a otras carnes, pero podría ser, sí. Me encanta que te guste :)

    Un abrazo a todos,
    M. Cocotte

    ResponderEliminar
  8. No me acordaba yo de esta receta mire usté... pero ummm que hambre me ha entrado, te ha quedado rica monsier!!.

    Hablando de tradiciones extrañas... por aquí hay una que me da hasta miedito!!!. La noche de San Juan, los mozos ponen en las puertas de las mozas casaderas una variedad de cardo "grandismo" (=grandísimo). No recuerdo como le llaman al cardo, pero tiene un nombree muy bruto. A la mañana siguiente, la chica recibe la sorpresa cual ramillete floral, con el nombre del mozo en un papelillo atado con un cordel al cardo gigante...
    Pá morirse del susto...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. YTo he probado esta receta con cordero, y mira que me gusta mucho más el pollo, así que la próxima vez probaré la tuya porque seguro que me gusta más :)

    Un beso!

    Anniki http://gastroadikt.blogspot.com

    ResponderEliminar
  10. jajaja...
    esfectívamente es un clásico de la cocina aragonesa... Para mejorar el plan, prueba a añadir un par de hojas de laurel en el último hervor y ya, si le pones unos taquitos de jamón habla idiomas!!!
    Un gastromaño saludo!

    ResponderEliminar