viernes, 14 de septiembre de 2012

GREATEST HITS (by Falsarius)

A principios de verano (vale, lo confieso, fue en mayo) la buena gente de la editorial Plaza & Janés tuvo la gentileza –cómo me gustan las palabras anticuadas– de enviarme un ejemplar del “Grandes éxitos de la cocina para impostores” de Falsarius Chef.

Ellos no lo sabían porque no me conocen (cosas del semi-anonimato en el que vivo), pero habían dado en el clavo. Lo mejor que se me puede regalar es un libro (¿verdad, Moira?). Como muchos otros, y casi siempre más ilustres, me considero lector sobre casi todas las cosas y he dedicado parte de la estación a disfrutarlo. La otra no he tenido más remedio que dedicármela a mí en forma de baños en la piscina y mojitos en las terrazas. Duro, pero alguien tenía que hacerlo.

Supongo que en parte por ese fetichismo libreril he decidido comenzar la rentrée comentándolo. Ya hace algunos meses que está en las librerías, pero me fastidia mucho ese fenómeno derivado de la avalancha continua de novedades editoriales: parece que los libros –salvo los grandes superventas– disponen cada vez de menos tiempo en los escaparates. Otros títulos vienen por detrás, empujando a los que allí estaban al despeñadero del olvido. Si pudiese, me gustaría rescatar a éste como el pirata Roberts a la princesa Buttercup. Creo que vale su peso en gambas rojas de Denia.

EL AUTOR
A estas alturas, quien no conoce al hombre que hay detrás de la máscara –bueno, de las gafas de nariz– es porque no quiere. Falsarius es uno de los blogueros cocineros/cocinillas más famosos: ha escrito recetarios y novelas, ha colaborado durante cinco años en el programa de la SER “A vivir, que son dos días”, escribe una columna en The Huffington Post, sale en la tele de vez en cuando, tiene 6363 seguidores en Twitter y otros 22041 eh Facebook (datos del 13/09/12, que esto de las redes sociales es voluble e inconstante)... Y encima hasta es majete, el chaval.

De todas maneras, para los amables lectores tremendamente despistados, extranjeros, los que hayan pasado los últimos 100 años dormidos o sean alienígenas, os diré que Falsarius es el inventor de la cocina impostora, una apuesta por la utilización de latas, botes y congelados para cocinar de tal manera que te permitirá “chulearte con los amigos, dar en las narices a esa cuñada pelmaza que siempre se reía de tu torpeza culinaria y regodearte en tus éxitos gastronómicos”. Como comprenderéis, la revelación de estos secretos es peligrosísima –está a la altura de lo que hizo Bruce Lee con los muy chinos y milenarios misterios del Kung-Fu, costándole la vida– y Falsa (que es como le llaman sus amigos) se ve en la obligación de mantener el anonimato ante las amenazas del Gremio de los Cocineros, que es como el de las Costureras, pero en chungo y sin ponerle tanto cariño al trabajo.

También es el autor –y esto merece un premio Nobel o algo así– de la Teoría del Langostino Obnubilante, según la cual si se añade uno de estos crustáceos decápodos a cualquier plato, los comensales sufren una especie de alucinación colectiva y elevan la categoría de dicha preparación culinaria al máximo de su umbral. Dicho en plata: “pon un langostino en la ensalada y el cuñao pensará que es de postín”. Y ni mirará la lechuga, añado yo.

Nota: cuando digo que “ha escrito recetarios y novelas” me refiero a que es el autor de los recetarios: “Cocina para impostores” (que lleva 9 ediciones ahora mismo si no me equivoco), “Falsarius Chef en su salsa. Cocina para impostores 2”, “Cocina sin humos”, “El libro de postres de Falsarius Chef” y “Grandes éxitos de la cocina para impostores”. También ha publicado la novela “Fabada a muerte en Cocina Fusión”. Pero dice que no le gusta trabajar.

EL LIBRO
En fin, pasemos a lo gordo antes de que la cosa se desmadre. El libro está editado por Plaza & Janés (como El factor humano o Los pilares de la Tierra, por decir otros dos que me gustan –y como 50 sombras de Grey, ejem–) pero tiene más guasa. Más guasa y más recetas. 105, para ser exactos –las he contado dos veces– distribuidas en “ensaladas y entrantes”, “primeros platos”, “segundos platos” y “postres”. Todo muy clásico. Ah, cuesta unos 18 euricos (lo he mirado en varias webs). Y para los roñosos, 18/105 = 0,17 € la receta. ¡Tirao!

En él se pueden encontrar las recetas más conocidas del blog, como los Berberechos Sarcozy (¿qué habrá sido de la Bruni?), el inconmensurable Pincho Anti-resaca, la Paella Hereje, la Barbatesa, el Osado Jamón Asado... Las fotos que acompañan a las recetas las ha hecho el mismísimo Falsarius. Así nos va.

Personalmente, me parece un buen libro lleno de ideas para facilitarnos la vida a los que ya cocinamos algo y para que los que no lo hacen aún se animen, que no es tan fiero el león. F es muy fans de las patatas de bote –que con un golpecito de calor son muy resultonas– de las latas buenas y del marisco congelado. De ese que se puede comprar, sí.

Sus recetas muy sencillas pero siempre tienen un toque de imaginación, de gracia, algún pequeño truco… Y todo esto sin humos, que en todo lo “gastro” parece haber de más últimamente. Un poco de aire fresco se agradece después de tanto calor estival.

MI TOP 5
Como “para muestra un botón” he decidido compartir con vosotros mis 5 recetas preferidas (con enlaces al blog de Falsarius, para que no os tengáis que gastar un duro aún). Es complicado elegir porque las hay muy buenas pero... La vida es como un concurso de misses: sólo puede quedar una. O cinco. Es así.

Mejillones ¡hala! Vinagreta
El descubrimiento del verano ha sido que para preparar unos mejillones a la vinagreta mejores que los del bar de la esquina no hay que ir a Galicia ni pelearse con ellos y sus barbas. De hecho, ni siquiera hay que bajar al bar de la esquina. Una buena lata de mejillones al natural y a triunfar.

Patatas al emmental (querido Watson)
Esta receta la tengo reservada para el otoño, que aquí noviembre suele entrar fresco. Es que con esos ingredientes...

Ventresca de atún optimista
Receta anticrispación total, pura alegría en plan “hagamos de cada nuevo día una fiesta”. Tal y como parece que viene el futuro nos va a venir bien. Además es de pescado, que parece que no lo comiese. Y lo como. Poco, pero lo como.

Empanalletas
Es muy tonta pero me encantó. Manzana, canela, masa de empanadillas, azúcar... Así de fácil.

Tarta de queso autoconclusiva
Otra receta sencillísima y que me ha encantado. Especialmente indicada para disfrutarla en soledad; la mejor manera de hacerlo con los placeres culpables.


CONCLUSION
Comprad libros, malditos. No les han subido el IVA. Pueden ser para vosotros, para regalar, para ligar (que se lo digan a Javier Marías), para calzar mesas, pero compradlos. Más aún: ¡comprad éste, pardiez!

4 comentarios:

  1. Cuán desmesurado (y bondadoso) despliegue. Muy agradecido, oiga usted.

    ResponderEliminar
  2. wooow, menuda descripción.
    no conocia su blog, muy interesante es.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Si te gustan los blogs gastronómicos, te invitamos a pasarte por nuestra cocina!
    http://juegodesabores.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  4. M. Cocotte , me lo apunto para regalar esta Navidad !!

    ResponderEliminar