jueves, 1 de abril de 2010

TORTILLA CAMPERA


El sábado pasado estuvimos en el pueblo de mi madre. Hacía tiempo que no íbamos y me gustó. Por fin hizo buen día; nada de lluvia ni de frío. Por fin parece que se ha acabado este invierno tan laaargo. Y como apetecía, nos fuimos a dar un paseo por el campo.

Estuvimos por la parte alta, subiéndonos a las piedras y tomando un poco de sol mientras contemplábamos lo verde que está todo. Mi padre, que siempre se pierde un poco se fue a coger unos espárragos (es el único capaz de verlos de toda la familia) y trajo un pequeño manojo que luego me traje a casa :-) Y como los tenía aquí, junto a unas patatas del huerto y unos huevos de corral, decidí que lo más sensato que podía hacer con ellos era una tortilla. Así, en plan "recuperación de sabores tradicionales"!!! Aquí la tenéis (con su platico de duralex y todo)...



TORTILLA CAMPERA

Dificultad:
Lo más difícil es obtener los ingredientes, la verdad

Ingredientes:
  • 1 manojo de espárragos silvestres (50 gr. una vez picados)
  • 1/2 Kg. de patatas
  • 4 huevos de corral (SÍ, DE CORRAL, JAJAJA !!!)
  • Aceite de oliva virgen extra (¿¿¿alguien había pensado usar otro???)
  • Tomillo
  • Sal

Preparación:

1 Partimos los espárragos en trozos pequeños hasta que ofrezcan resistencia. Siempre es mejor que nos quedemos cortos, antes de comernos un trozo duro. Ponemos agua a hervir y en cuanto rompa echamos los espárragos y los tenemos ahí 5 minutos. Esto hace que pierdan el amargor y la dureza. Una vez pasados este tiempo, sacadlos del agua con una espumadera y apartadlos.

2 Pelamos las patatas y las partimos como para... Tortilla, sí señor. Si no sabéis a qué me refiero, llamad a vuestra madre o bajaos al bar y preguntad :D Una vez picadas, las freímos en aceite de oliva hasta que estén ligeramente doradas. Bueno, si os gustan menos hechas pues menos, pero a mí me gustan así. Cuando estén fritas, las apartamos, como a los espárragos.

3 Dejamos que se enfríen un poco las patatas. Añadimos los espárragos y lo meneamos todo un poco con la cuchara de madera, que aquí somos muy de cuchara de madera XD Batimos ligeramente los huevos para que no hagan mucha espuma (es que esa espuma luego se queda dura al cuajarse) y se lo añadimos a la mezcla de patatas y espárragos.

4 Ponemos aceite en una sartén y la calentamos un poco. No hace falta que sea mucho aceite, sobre todo si usáis una antiadherente. En este momento echamos toda la mezcla en la sartén y cuajamos nuestra tortilla. Cuando calculemos que está hecha por un lado, ponemos un plato encima y le damos la vuelta, echando de nuevo la tortilla a la sartén. Bueno, si os atrevéis podéis intentar lo de darle la vuelta de un empujón, pero... Allá cada uno.

5 Una vez que esté hecha a nuestro gusto (totalmente cuajada para mí,por favor) podemos dedicar un momento a deleitarnos con el color, el aroma, el peso de la tortilla. Sólo queda comerla y recordar que éste de la cocina en un arte fugaz.

Con un vino tinto está genial.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada